Un recuerdo a Terenci, y ¡hacia Nunca Jamás!