Profunda defensora de la Unión Europea y conocedora de sus lacras -fue corresponsal, espléndida, precisamente en la Cosa bruselense-, inteligente analista que ve cuánto se podría hacer y no se hace, tiene razón también cuando describe su decepción respecto a la actitud que la Unión ha exhibido respecto a Egipto.