artículo de Concha Caballero, en El País.

Produce bochorno, rabia, indignación y cuatrocientos sinónimos más.