Va a ser más duro aún aguantar lo que viene sin El Café de los Espejos. Estupenda crónica de mi muy querida Mónica G. Prieto, corresponsal en Oriente Próximo de elmundo.com

Ni he encontrado, ni puedo encontrar, un lugar semejante en Barcelona.