Salgo a las calles de mi ciudad, a entregarme a su baño de libros y rosas. Pensaré en mis asomadores.