A su lugar natural: el Tea Party

1 02 2012

Trillo, embajador de España en U.S.A.: www.elpais.com

¡Viva Honduras, hoy más que nunca!

 


Acciones

Informacion

8 respuestas a “A su lugar natural: el Tea Party”

1 02 2012
Aurora (12:19:47) :

“De hecho, Trillo estuvo a mediados de enero unos días en Londres realizando un curso intensivo para mejorar y recuperar su inglés.”

Este tío seguro que en los USA da la talla, bien trajeado y todo, que tenía el mismo sastre de Camps. Además, seguro que con el ingés se pone por lo menos al nivel de Botín (ver video en el blog de Txomin).

1 02 2012
Txomin Goitibera (12:25:30) :

Será un excelente embajador de la República de España. C’est-à-dire, la política exterior mariánica se va centrar más bien en la UE. Esto es la prueba de ellou.

¡Viva Honduras!

1 02 2012
Fernando (13:15:17) :

Eso sí, una vez atado y bien atado el asunto de que en todos los Tribunales Superiores y el Constitucional, el Opus Dei se perpetúe ad aeternam. No es cuestión de estar yendo y viniendo cada dos por tres para asesorar, apañar e influir en los juzgados…

¡Viva Honduras!

1 02 2012
María Luisa (14:52:31) :

Es el justo pago por los servicios de fontanería prestados.

1 02 2012
María Luisa (15:38:22) :

Y sí: Viva Honduras el emperejilamiento.

1 02 2012
AnnaGB (16:01:57) :

¡que se vaya bien lejos! aunque siga maniqueando en la sombra. El sastre de Camps se alegrará. ¿Cómo es posible que éste tampoco sepa idiomas a su edad?

1 02 2012
tini (23:37:17) :

Con todo el respeto para las víctimas, pero este debería de hacer TODOS sus viajes atlánticos en un Yak 42. Y el muy cobarde descargó la culpa en los subordinados que obedecieron…y él se va de rositas ¡¡¡manda huevos!!!

2 02 2012
Aracne (01:43:53) :

¡Hay que ver cómo sois! ¿es que también os parece mal y censurable que se premie el “mérito” y la “excelencia” en los múltiples servicios prestados a la causa popular y a la obra de Dios? El Sr. Trillo es un Grande de la Democracia americana, su lugar natural está allí: con el Tea Party. Elemental, querido Watson y novelatrix negra.
Pues eso ¡Viva Honduras!