A la cabecera de mi cama tengo un pequeño espejo rectangular que compré hace años en Alepo, delante de la Ciudadela. En www.independent.co.uk