¡Lo mismo digo! Me he reído como una loca cuando el Sibilino, al final, le ha dicho: «Gracias por tu discurso». En efecto, había sido lamentable, como de darle 22 votos.