En www.elpais.com

La foto aparece hoy en El País impreso. Enorme cola. Al menos, en los mercados de esclavos del Imperio Romano el comprador iba a observar el género. Ahora están en manos de intermediarios. Este es un mundo de intermediarios implacables  y de amos lejanos.