Contra el pensamiento teledirigido

21 09 2012

Un excelente artículo de Olga Rodríguez: www.eldiario.es


Acciones

Informacion

4 respuestas a “Contra el pensamiento teledirigido”

21 09 2012
tini (13:17:19) :

Gracias, Maruja.

21 09 2012
marco (20:04:37) :

Magnifico articulo, en efecto. Lo de la película se ha sacado de madre y se ha exagerado hasta lo indecible, porque interesa. ¿A quien?, como dice Olga a todos los interesados en presentar una guerra de civilizaciones y “demostrar” lo malos que son los musulmanes. Toda una quimera. el articulo deja claro que los Republicanos y la politica del gobierno israeli son los favorecidos con estas exageraciones. Eso, sin que sirva de disculp, claro está, a la minoria de intransigentes y fanaticos de todas partes.

21 09 2012
Celia (20:11:03) :

Sí, es alucinante ese afán de definir a árabes y musulmanes como unos fanáticos religiosos. Solo aquellos hechos que vienen a corroborar este mantra se difunden a bombo y platillo. Es verdad que la complejidad de lo que ocurre en esos países (con el tema de los palestinos de fondo que es lo que explica tantas cosas) no es fácil de contar.

Pero la rendición ante el mantra de la mayoría de los “media” lo único que hace es empozoñar la visión, la percepción que tenemos de esos países, de esas poblaciones.

Así que se agradece el empeño de Olga y el tuyo también Maruja.

22 09 2012
CBT (09:58:57) :

Estupendo análisis sobre el tema…
Es tremendo como se provoca la algarabía para dar por hecho “lo feos y reprimíos que son ellos y lo guapos y libres que somos nosotros” -cuestión falsa y claramente perversa para desestabilizar a la troupe hambrienta de justicia y protagonismo-. Tema que, como bien dice Olga, sirve para justificar a los fachosos sus proclamas represivas y despreciativas.
El tema del integrismo religioso -de cualquier confesión- está alentado y teledirigido, como dice Maruja, con fines partidistas para su uso y abuso en cualquier ideología.
Y lo grave es que todo el montaje cala rápido en las porosas mentes ávidas de violencia de un bando o de otro.