El segundo. Me refiero a la novela, claro. Salvo que caiga muerta yo, toco madera, por mis malas intenciones.