Ayer le di mis gambas del arroz, cocidas sin sal y a trocitos muy pequeños. Se deleitó, y ahora no acepta su pollo. ¡Y en Barcelona está todo cerrado!