Me levanto tarde y, por primera vez en semanas, dispongo de un sábado para arrastrarme por las mullidas alfombras de la molicie. De modo que asumo y procedo. Guau (de parte de Tonino).