Y también muchísimo asco, y pena. En www.elpais.com