Sin darse cuenta, este corrupto megalómano encargó una escultura que habría que colocar en lo más alto como símbolo de esta época. En www.elpais.com