De mi exitoso y exultantemente feliz viaje a El Cairo, para promocionar «Sin entrañas»

resignado camello y exultante yo