La verdad de Hollande y Francia, por Sami Naïr en www.elpais.com

En otra tesitura -más festiva- qué suerte ha tenido la Merkel de que no se presentara Dominique Strauss-Kahn. Con lo poco que le agradaban los besuqueos de Sarkozy, imaginadla sometida a los asaltos del fauno.