Estoy limpiando el correo

2 01 2012

Estaba a punto de comerse todo el espacio, de modo que he prescindido, para empezar,  de correos menores. Luego me he dado cuenta de que tenía que ampliar el concepto menor. No tiene hi idea una, durante el año, de la cantidad de gente que va quedándose seca, pura fachada, mientras otros crecen y te das cuenta de lo que te dieron en dos líneas.


Acciones

Informacion

12 respuestas a “Estoy limpiando el correo”

2 01 2012
NB (13:09:50) :

Me quedo con la copla.

2 01 2012
mariadelapaloma (13:42:29) :

……y despuès seguiremos con el corazon y quitar de enmedio telarañas y como no,pondremos a remojo el cerebro, y le vamos a dejar e l sitio justo para que no entren malas ideas, que ùltimamente andamos sobraos……!!!!!! FELIZ AÑO NUEVO ,QUE ES NUEVO JOER!!!!! paloma

2 01 2012
Carmen O (14:17:13) :

Yo también me tengo que poner a esa tarea, aunque me da una pereza…

2 01 2012
Carmen O (14:19:38) :

Por cierto, he intentado pillarte para mi nuevo fb, el otro me lo bloquearon, pero me dice que no se aceptan mas peticiones. Que pena!

2 01 2012
aracne (14:35:07) :

Y a mí me ocurre como a Carmen O. ¡Qué pereza y qué miedo! Tengo desde hace casi un año la necesidad imperiosa de hacer de Sábado, una limpieza general de papeles, carpetas, libros que ocupan el espacio físico de mesas y sillas de manera que no puedo invitar a nadie porque no hay donde sentarse…Y no digamos la limpieza de los espacios virtuales…Pero no hago ni de Sábado ni de Domingo ni de Lunes…todo aplazado. Pereza de jubilada. Dicen que es normal. Será normal pero es muy obstaculizante, por lo menos de las sillas…A ver si con vuestro ejemplo me decido a enfrentarme con mi pasado y empiezo el año vacia y libre de cuidados.

2 01 2012
Txomin Goitibera (15:16:27) :

Si uno lleva meses o años sin tocar nada del montón, es que no lo necesita. No siquiera hay que perder el tiempo en desbrozar: todo fuera.

¡Uff, qué alivio!

2 01 2012
masdelomismo (18:20:09) :

Buena idea Txomin, yo siempre doy vueltas y vueltas a las cosas y no tiro nada pero creo que voy a seguir tu consejo, no sea que los que vienen detrás piensen que tenía el síndrome de Diógenes.

2 01 2012
Raúl Fernández Justo (20:34:10) :

Me apunto a la higiénizante idea de Txomin y masdelomismo. En cuestión de exterminio de papeles, revistas,periódicos, estados de cuenta bancarios y demás lo peor que uno puede hacer es seleccionar…¡Todo para afuera! Una buena bolsa negra de basura, grande y rotunda, obra el milagro en décimas de segundo. Yo también adolezco de un cierto temor a padecer el mentado Síndrome de Diógenes. En cuanto a los correos sin leer…¡gensantísima qué pereza!

2 01 2012
Beatriz (23:19:01) :

Hola, limpieza de correo, de papeles… Sí, ¿qué me decís de la limpieza interior? Yo ahí también tendría que “meter mano” y quitar comeduras de tarro, malos rollos…
Sacar para afuera y dejar transparencia cristalina.
Feliz semana a todos.

2 01 2012
Raúl Fernández Justo (23:34:48) :

Por cierto.Feliz Año Aracne. Un saludo.

3 01 2012
aracne (01:33:36) :

Sí, queridos, cuanta razón tenéis y además ya había puesto en práctica esos consejos. Pero cuando digo que me da miedo y pereza hacer de Sábado con los restos de todos mis naufragios, es por algo. Veréis. Os lo cuento aunque no venga a cuento y no os importe nada. Cuando,por razones jubilatorias, tuve que desalojar el despachito que tenía desde los tiempos de maricastaña (con sus estanterías y todo pues, en tiempos, no había “recortes” porque no había nada que recortar y nos llevábamos de casa hasta las estanterías, como se iba al cine o a la escuela con la sillita), tras múltiples intentos frustrados por repartir libros y revistas (no quiero aburriros), conseguí que la Biblioteca aceptara hacerse cargo de algunos. Hice las correspondientes cajas, pero me equivoqué y envié unas llenas de documentos, papeles y libros tontos…y las cajs nobles se las llevaron al basurero…Me llamron de la Biblioteca muy indignados y con razón…Fue una despedida de la Institución, gloriosa, de cine mudo tragicómico…Me entró un furor destructor casi uterino y en esa furia del ¡fuera, fuera fuera! se fueron documentos que luego me ha costado serios sofocones recuperar…Un horror. Finalmente me llevé la carga a casa y allí está. En realidad lo gordo ya está hecho, solo tengo ocupadas cuatro sillas (de las seis que tengo), una mesa de comedor, media cama de invitados y la estantería que tenía en el despachín…Pero tengo miedo a confundirme tra vez…Como los libros ya no los quieren ni las bibliotecas ni nadie, acabaré haciendo lo que M.Rodríguez Rivero me decía: poner los libros en los parabrisas de los coches…para salvarlos. Otra cosa que me pasó en esos trances. Como andamos a vueltas con la memoria histórica y la historia oral y los movimientos sociales y todo eso, me vinieron a pedir papeles y documentos sobre cuestiones varias. Yo tenía un montón, pero fueron víctimas de mi furor uterino…Y cuando lo dije, me riñeron y se enfadaron:¡eso no se hace…a quien se le ocurre…! en resumidas cuentas, que todo fueron desaguisados y por eso me siento cohibida y me resisto tanto a tirar sin mirar a qué o a mirar y hojear sin sin recordar…Pero la realidad es muy tozuda y el espacio físico no da de sí, por tanto acabaré tirando por la borda memoria, recuerdos, y hasta la biblia en pasta.
Yo el único síndrome de Diógenes que me reconozco es que, sabedora de mi desorden, he buscado con toda clase de linternas un secretario para todo, pero no lo he encontrado, siempre eran muy parciales y comodones…y eso que una insistía “cocinar hizo al hombre”, el hombre es la ley y el orden pero ni por esas. Eran otros tiempos. Y una no era de esos tiempos y ahora son mis tiempos, pero no soy apta para estos tiempos…o sea que siempre in time, a contra tiempo…

Txomin, que me alegro del desembalaje de tu pierna y de tu pronta rehabilitación. Gracias por tus sanos consejos que han provocado estos desahogos y espero que también desalojos implacables…

3 01 2012
Txomin Goitibera (12:51:00) :

Aracne. Muchas gracias y duro con ellouu, que ya has visto por propia experiencia lo inútil del desbroce minucioso.