A cargo de mi admirado y querido Andreu Manresa, en www.elpais.com