Me ha producido vergüenza ajena escuchar al ministro de Economía explayándose sobre la fortaleza de la economía española y pasando por encima de problemillas como la burbuja imobiliaria -que se gestó cuando él trabajaba en Lehman Brothers y luego en anteriores gobiernos peperos-, que tanto debe a las inversiones de la banca alemana en nuestro ladrillo.