¡Amanecer Dorado, no te fastidia! En www.publico.es

y www.publico.es

Observaréis que algunos periodistas están de pie, mayormente damas. Y fachas. O con problemas de rodillas, como yo. Pero yo me habría tumbado en decúbito supino y luego habría recabado la ayuda de mis colegas para levantarme.