Y le he perdonado: me deja muy bien. Pero eso era imperdonable. Lo de princesa de las tecnologías es muy propio de él.