En la cima de su despendole interpretativo: en Locura de amor.

Fue entrañeibol.