Para Txomin: pues no te extrañe. Aún falta que le acusen de matar del disgusto a Pinochet.