Incluso desde Atenas duele: www.publico.es