No tiene desperdicio, de verdad. Buscadlo debajo de las piedras, aunque sea. www.revistamongolia.com