La conveniente tercera persona

11 01 2012

Sigue el culebrón Matas, en www.elpais.com

Lo de la tercera persona es algo que, como periodista y estudiosa de la naturaleza humana, siempre me ha parecido fascinante, pues supera incluso el plural mayestático que usan monarcas y pontífices. Recuerdo que la primera vez que escuché a la Cantudo diciéndome que “A La Cantudo” esto y lo otro, me quedé fascinada. Hoy tenemos el ejemplo matósico, que contiene, más que elementos soberanos, intentos de fuga. Conozco gente que, cuando le haces una pregunta directa: ¿Cómo estás?, por ejemplo, en su afán por no mostrar las cartas, replica: Se va tirando. O bien: ¿Has solucionado ya tu problema? Y responden: Se verá.

Hum, hoy me he levantado con la semántica levantisca.


Acciones

Informacion

12 respuestas a “La conveniente tercera persona”

11 01 2012
María Luisa (12:51:28) :

Pues eso de hablar de uno mismo como si fuera otro creo que es síntoma de algo.

No sé si narcisismo llevado al límite (que a Mosén Matas le cuadra), de no haber superado una primera etapa de la infancia en la que los niños pueden hablar de sí mismos en tercera persona o de otra cosa: no conozco al sujeto, solo las mierdas que le adornan y por las que merece trullo.

11 01 2012
Txomin Goitibera (14:45:37) :

Este libro ganó el Pulitzer en 1979: http://www.tauzero.org/2009/03/godel-escher-bach-un-eterno-y-gracil-bucle/
Me ha venido a la mente por asociación de ideas, el intento de fuga de Matas, me ha llevado a Bach. El libro trata con mucha profundidad sobre la autorreferencia y sobre la vuelta al punto de partida. Ambos elementos están presentes en la tercera persona de Matas, pero hay una tercera persona, otro sujeto que me ha fascinado. Se trata del plumilla de Matas, Alemany, el tipo que le escribía los discursos y, no contento con eso, los jaleaba luego en la prensa local. Lo que parecía una lamida de culo al jefe, era en realidad su propio autobombo. ¿Os acordáis de esas canciones infantiles que vuelven al punto de partida y se van repitiendo ad aeternum?

Salí de la Habana un día,
me fui para Santander,
y en el camino encontré
un cartel que así decía:

…Salí de la Habana un día,
me fui para Santander,
y en el camino encontré
un cartel que así decía:

Salí de la Habana etc, etc…

Ese Alemany sale descojonándose de risa en casi todas las fotos, no me extraña.

11 01 2012
aracne (15:25:27) :

Nene, caca. Síntoma de regresión fatal. Os cuento una anécdota muy reciente, en Madrid. Iba en el autobús y enfrente una abuela con su nieta de unos 5 o 6 años. La nieta no paraba de moverse, de hacer arrumacos, decir tonterias y molestar a todo el pasaje. La abuela, le decía conttinuamete,”Ana se va a estar quietecita”, “a la abuelita de Ana le duele la cabeza”, “Ana se va a sentar porque su abuelita no puede con ella”…Yo no podía más y:”dime, guapa ¿quien es Ana? ¿donde está Ana, que no la veo?” Era de ver (con una Leica) la cara de la niña y el no saber a qué atenerse de la abuela que, recuperada de la sorpresa por ese corte inesperado del discurso…empezó a decir a su nieta:”anda dile a esta señora quien es Ana”…Pero ni por esas. Solo me miraba con ojos matadores y la boca fruncida…Nos bajamos en la misma parada, sin haberme presentado a Ana. Nos despedimos y le dije: “la próxima vez que nos veamos, ya me dirás quien es Ana. Adios”. Y esta vez me respondió tímidamente: “Adiós”. Todavía no sé quien era esa tal Ana ausente que dialogaba cual zombi con su abuela…Fue muy divertido…
Ese uso político de la tercera persona del singular, se lo debemos sobre todo a ese reportero de sí mismo que fue C. Julio César. En sus memorias de la “Guerra Civil” y la “Guerra de la Galias” siempre se nombra en 3ª p. :César atacó, Cesar realizó tales o cuales acciones. Cesar propuso…
Pero lo importante: Maruja ya está recuperada. Se ha levantado con la “semántica levantisca”. No hay mejor señal. La “morisca levantisca” ya se da por supuesto…

11 01 2012
AnnaGB (16:20:16) :

Si, yo también pienso como María Luisa, que hay un problema psicológico y de capacidad mental cuando alguien tiene que recurrir a hablar en tercera persona de sí misma. En el fondo, si escuchaís con atención lo que se dice en la radio y en el TV, algunos de estos casos se dan en personas fracasadas como tales.

11 01 2012
AnnaGB (16:21:55) :

Y ¿porqué Alemany está riéndose todo el tiempo? Ese tampoco tiene complejos.

11 01 2012
Raúl Fernández Justo (17:00:00) :

Matiz;ayer califiqué de “zarapastroso” el nombre de Alemany…Me equivoqué. El zarrapastroso es ¡él!;toditito,en su conjunto; con sus “dimes y diretes” y sus terceras personas y cuartas intenciones. ¡Vaya fauna (¿plaga bíblica?) que asola Valencia!

11 01 2012
Txomin Goitibera (19:39:32) :

Bueno, bueno, lo de Alemany es la caña. El personaje no es Matas, es Alemany: http://www.laopinioncoruna.es/espana/2012/01/11/matas-escribe-discurso-alemany/568257.html

Aquí su semblante, riéndose como siempre y en el contexto que le es más propio: http://www.periodistadigital.com/imagenes/2012/01/09/alemany.jpg

11 01 2012
mertxe (23:59:18) :

Es muy posible que haya un problema psicológico, pero la verdad es que no lo puedo sufrir. Cuando alguien habla en tercera persona de si mismo me entran unas ganas de preguntarle de quién está hablando….

12 01 2012
María Luisa (11:12:21) :

Aracne

Traigo esto de la wikipedia:

La persona gramatical es la categoría gramatical básica, expresada en los pronombres personales. Este rasgo regula la forma deíctica concreta necesaria para desambiguar qué papel ocupan el hablante, el oyente u otro interviniente respecto a la predicación.

Destaco: forma deíctica concreta necesaria para desambiguar qué papel ocupan el hablante, el oyente u otro interviniente respecto a la predicación.

En la anécdota que cuentas, parece que la abuela no tenía muy claro ni quién era ella ni quién era la nieta traviesa, empeñada en no emplear el yo y el tú necesarios en una conversación de ese tipo.

Igual, se me ocurre, andar por la vida con un follón así que no deja claro que el yo es un ser distinto y separado de el o de él o ella, y esto es extensivo también para las formas plurales, puede llevar a que algunos acaben confundiendo lo de los demás con lo suyo… de ahí a meter la mano en la caja de los cuartos quizá no haya tanta distancia; ¿Matas?

Más allá de este reciente discurso matoseño en el que habla de sí como si tratara de otro, no recuerdo más relatos del ex-president (no valen los discursos oficiales, escritos por el divinísimo superliberal ultradotado Alemany, jajaja, Txomin); no sé si esta forma de despersonalizarse o superpersonalizarse, no sé, son habituales en su habla. También puede que el presumido Matas (con su rolex de diamantes y el escobillo del water de 300 eurelios) no soporte que lo hayan pillado con el carrito del helado y no quiera, pobre Dorian, mirarse en el espejo que devuelve de él una imagen tan fea. Ahí la tercera persona introduce un necesario factor de distancia.

En cualquier caso, es igual: si es A, B, o cualquier otra letra del abecedario, sus actividades son delictivas y lo que merece es la cárcel.

12 01 2012
María Luisa (11:15:31) :

Bueno… qué mal he puesto las etiquetas. Me perdonáis, por favor.

Las cursivas deberían haber terminado en el párrafo:

Destaco: forma deíctica concreta necesaria para desambiguar qué papel ocupan el hablante, el oyente u otro interviniente respecto a la predicación.

13 01 2012
Aracne (14:30:30) :

Claro, Maria Luisa, el problema era de la abuela, que había llegado a abuela, sin enterarse…
Esperemos que la niña aprenda y Anita no llegue a vieja de tercera…
Y en efecto, un follón así con la gramática elemental puede causar verdaderos estragos…

13 01 2012
CBT (21:38:32) :

Con el lenguaje se puede llegar a decir tantas cosas como no decir nada. En este artículo Concha Caballero nos comenta algo sobre las formas y los fondos de él,
http://www.elpais.com/articulo/andalucia/economia/procesal/elpepiespand/20120107elpand_3/Tes
Muy interesante el tema semántico.