La ‘nena del Raval’ se consolida en el género policíaco

20 04 2012

Un nuevo caso para Diana Dial con el Nilo de telón de fondo

Un ritual faraónico, un asesinato -para empezar-, un crucero de lujo en una nave llena de sospechosos y de envidias, y el magnífico Nilo como decorado. Tales son algunos de los ingredientes de la segunda apuesta de Maruja Torres por el género policíaco.

Tras el gran éxito cosechado con su debut literario en la novela negra (‘Fácil de matar’, 2011), comienza la escalada de la escritora barcelonesa hacia la consolidación en este terreno. Y en este caso también lo hace de la mano de su alter ego, Diana Dial.

Siempre hubo reyes, faraones, generales. Él es todos ellos. Cuando su equipo de fútbol ha barrido el marcador, cuando su cuerpo macizo, rotundo, abandona el palco, rodeado por gente de su clase, y se abre paso hacia el vestuario, mecido por los gritos de la masa que, en su delirio, desborda el campo; y antes, fumando un puro con los otros miembros de la directiva y los invitados ilustres, con las fuerzas vivas de la ciudad, que tanto le deben: ahí, él es rey.

Al alba, con un selecto grupo de elegidos, presumirá de los tesoros que acaba de recibir de El Cairo, nuevas piezas que los otros contribuirán a desembalar. Mucho ojo, como se os rompa esa estela os elimino de la lista; cuando se trata de mi colección de antigüedades no estoy para hostias. Nunca lo está. Él es rey, faraón, general.

Le han cerrado los ojos, y Oriol Laclau sabe que eso no augura nada bueno.

www.periodistadigital.com


Acciones

Informacion