Están desapareciendo cositas: una foto, un pegado… ¿Han llegado también aquí las tijeras de Rajoy?