En www.elpais.com

Pero, ¿qué pasará con los ERES que vienen?