La UE ha visto crecer a los neonazis en su propio seno, y los ha alimentado: www.publico.es