Malas noticias: viene la Merkel y sigue Mariano

5 09 2012

Con los minijobs de las narices: www.publico.es

A controlar a los vasallos sur del imperio, y a alentar a su virrey.


Acciones

Informacion

5 respuestas a “Malas noticias: viene la Merkel y sigue Mariano”

5 09 2012
javier (10:43:46) :

Mini yos han querido decir. Viene a traernos el mini yo. Una especie de ‘ciudadanos’ bajitos en salarios y derechos aunque no en deberes, con baja estima y multitarea que lo mismo te ponen una tostada que un cortao, que se quedan una comanda de 30 comensales en la cabeza, te friegan los platos, te barren el local y te sacan la basura y al día siguiente puedes ponerlos a cortar lino en la finca tan ricamente. Es decir, el sueño extasiado de Arias Cañete. El delirio de Fátima Bañez.

5 09 2012
Raúl Fernández Justo (14:47:38) :

Los minijobs vienen a ser la explicación del “milagro económico alemán” actual-siempre en voz del amo de la plantación- que viene a España a explicar las bondades de la “recogida del algodón” a los modernos Kunta Kintes del sur de Europa. Hagamos una hoguera y bailemos alrededor, pues llega la patrona, que se digna a salir a la periferia de “su” plantación y se interesa por el ganado humano que trabaja para ella.”¿Cómo te llamas?-“¡Kunta Kinte! ¿Cómo te llamas?¡ Kunta Kinte!…¿Cómo te llamas? ¡Spaniel spliegel, my froilan!!

5 09 2012
Raúl Fernández Justo (14:57:27) :
5 09 2012
Raúl Fernández Justo (15:30:57) :

Fe de errores; es “spiegel”(espejo”). Es que recibí una nota de protesta de la Cancillería alemana de Estudios Germánicos Y Adoctrinamientos de Allende los Mares, del Departamento de Propaganda y Sumisión a los Dictados Merkelianos. Perdón a todos.

5 09 2012
Aracne (23:55:42) :

Rajoy y la Merkel: va de tangos.

Viñeta de FORGES:

http://elpais.com/elpais/2012/09/05/vinetas/1346862916_331507.html

Y el tango imposible de esos dos muermos que nos están matando:

http://www.youtube.com/embed/ic4PQ-tnwJw?rel=0

A bailar, a bailar, hasta la muerte chiquita de la libertad.

Me encanta el tango y su osadía a lo soncón