Algún día tendrá que morir. Pero preferiría que no. En www.publico.es