Y no porque me deje mal, que me quiere mucho, sino porque CUENTA TODO EL ARGUMENTO DE «SIN ENTRAÑAS», Y ELLO INCLUYE QUIEN ES EL ASESINO. ¿Es o no es para matarlo, pero de verdad? Luego os cuento cómo fue por Málaga.