… y el millonario, las témporas. Qué asco. En www.elpais.com