Éste, como Albertito, debe de creer que la cultura sin corazón vale para algo: www.publico.es