Cuando se pierde un diario como éste no sólo resultan perjudicados quienes lo hacían, magníficos profesionales. Perdemos los lectores, pierde la democracia. Que ya la tenemos a la pobre muy arrastrada.