Por José Luis Barberia, en www.elpais.com