Tú sí que eres sabia, Aracne guapa.