Empezaba a estar hasta las tetas de ese condescendiente apelativo, «las chicas», para referirse en los medios a nuestras magníficas y esforzadas atletas: www.elpais.com