No viene a cuento, pero resulta útil para todo tipo de ocasiones:

«La puerta por la que te entra el frío, cíerrala».