Eso es: que la pobre Alicia no tiene la culpa. Esta Soraya es como un perro de presa con una mentira entre los dientes. No para de roerla.