En este absurdo reduccionismo a que el mercado nos empuja, la aparición de un empresario de éxito es celebrada como en otros tiempos se hacía con la de un artista, un científico, un intelectual importante.