Un muy buen análisis, por Pere Rusiñol: www.eldiario.es