El artículo de Soledad Gallego-Díaz, en www.elpais.com