Al menos, a la que mayoritariamente gritó «¡Vivan las caenas!»