La opinión de Joan Subirats: www.elpais.com