Libro sobre la Transición

31 08 2013

¿De dónde proceden semejantes errores? La obra recupera una frase del escritor catalán Manuel Vázquez Montalbán (y revisada posteriormente por el profesor Ramón Cotarelo) que ofrece una pista: “La Transición es el cruce de dos impotencias“. En primer lugar, “de la impotencia de los delbúnker que querían que no cambiara nada” y, en segundo, “la impotencia de los que querían la ruptura, que tampoco tuvieron la fuerza suficiente como para lograrlo”. Tal circunstancia se debe a que la Transición es un fenómeno enmarcado en plena Guerra Fría, lo cual determinó el proceso transicional debido que los postulados alcanzados en los acuerdos de Yalta y Postdam seguían imperando, explica el autor, incluyendo uno tácito que imposibilitaba la entrada de comunistas en el poder, lo cual rebajó considerablemente la oposición radical que presumiblemente hubiera ofrecido el Partido Comunista Español de no haber sido superado por el PSOE.

Sin embargo, Monedero no considera “que la Transición pudiera haber sido radicalmente diferente a como fue, lo que sí que es cierto es que podíamos haber participado de alguna manera para que la conciencia antifascista hubiera estado presente y en la reconstrucción de nuestra democracia hubiera habido más conciencia ciudadana. Y eso es lo que nos fue negado.” Con la negación concluye Monedero, personificada en Sabino Fernández-Campo, antiguo jefe de la Casa Real. Según el politólogo, Fernández-Campo “logró que la prudencia fuera una vez más presentada como la principal virtud de la democracia entendida como amabilidad, pero también como información limitada” Limitado, como el discurso que vendieron”.

Leed más sobre “La Transición, contada a nuestros padres”, de Juan Carlo Monedero, en www.publico.es



Siria

31 08 2013

“El régimen alternó promesas incumplidas con una respuesta militar que pretendía hacer regresar a su pueblo al terror. Los primeros soldados del Ejército de Bashar comenzaron a desertar meses después del inicio de las manifestaciones: denunciaban que eran forzados por sus superiores a abatir a los civiles que se manifestaban. Fueron el germen del Ejército Libre de Siria, un grupo armado y al principio homogéneo que no tardaría en convertirse en la denominación que representa a un millar de grupos armados, algunos fieles a los principios de la revolución y otros motivados y financiados por diferentes agentes exteriores con sus propias agendas políticas. El brutal asedio y bombardeo de Baba Amr, en Homs, y la pasividad internacional que acompañó aquel episodio sólo atrajo yihadistas al conflicto y animó a las potencias árabes, en especial a Qatar y Arabia Saudí –enemigos del régimen de Bashar Assad- a intervenir de forma masiva con armas, dinero e incluso combatientes. Los socios del régimen, Hizbulá e Irán, hicieron lo mismo apoyando con armamento y hombres a Assad, convirtiendo así a Siria en el terreno donde se libra la gran batalla sectaria regional.

La revolución quedó devorada así por la represión y el odio religioso, por los extremistas que la secuestraron y por los intereses exteriores que ven en el país árabe el escenario perfecto para dirimir sus diferencias sin verse manchados de sangre. El afianzamiento de milicias como Johbat al Nosra (asociada con Al Qaeda) o Ahrar al Sham y la entrada del Estado Islámico de Irak (la temida sucursal de Al Qaeda en la antigua Mesopotamia, responsable de muchos de los atentados suicidas que arrastraron a Irak a una guerra civil entre 2004 y 2009) en Siria han desfigurado el levantamiento social y amenaza incluso a muchos de sus promotores: son varios los activistas secuestrados, amenazados o asesinados por grupos extremistas”.

Leed completo el reportage de Mónica G. Prieto en www.periodismohumano.com



Siria

31 08 2013

“Well, I hope the White House hires some political psychologists to help it understand why it is that after every such episode of American missile strikes against a recalcitrant dictator, the next dictator comes along and seamlessly defies the U.S., totally ignoring Washington’s military prowess and its commitment to its credibility. Is it possible then that the American policy of kicking ass is mainly a psychological tonic that makes Americans feel better about themselves, without actually promoting greater global compliance with those important international norms?”

Leed el artículo completo de Rami G. Khouri, en The Daily Star, de Líbano.



Siria

30 08 2013
“Los sirios somos así, traidores por naturaleza y no sabemos lo que es el patriotismo. Tenemos un presidente más bueno que el pan, pero nosotros queremos que Occidente y EEUU nos ataquen. Lo primero fue matar a Hariri: lo matamos nosotros –el pueblo sirio traidor-, pero acusamos a nuestro presidente luchador, por si los colonialistas entraban en Siria y golpeaban nuestra infra y superestructuras. Pero no salió bien.
Después decidimos imitar a los pueblos árabes patriotas que hicieron revoluciones contra los regímenes agentes de Occidente. Empezamos en Daraa y dejamos que unos niños escribieran unas palabras en las paredes. Después los detuvimos y les arrancamos las uñas. Matamos a uno de ellos y el colonialismo no quiso entrar a ocuparnos”.
Podéis leer la carta completa de Rasha Umran “a los intelectuales panarabistas que apoyan a Bashar al-Asad” en Traducciones de la Revolución Siria


Siria

29 08 2013

Por Mónica G. Prieto, en www.cuartopoder.es