A ver cómo pasamos el invierno

29 11 2013

La frase es de nuestra asomadora Celia y me da pie para entrar con este post, después de tanto tiempo. La verdad: han sucedido una serie de cosas horribles a mi alrededor que me han dejado bastante incapacitada para más comunicación que la del comentario sobre la realidad. Ahora estoy en vísperas de partir hacia Tarifa para encerrarme a escribir el libro y lidiar con mis fantasmas, después de esta temporada que me ha servido para aprender que siempre hay penas nuevas por venir, aunque puede decirse que no golpean en mi persona -salud y todo eso- sino en mis afectos y en esas nubes negras que te asaltan por la noche cuando seres queridos sí reciben muy malas noticias de la vida.

Os cuento todo esto porque no quiero que penséis que paso de blog, ni mucho menos. Al contrario, vuestra constante presencia me sirve para salir adelante en la aventura ésta de vivir, en la que hasta cuando eres vieja hay muchas cosas que te resultan tan nuevas como en la adolescencia, aunque te pillen más bregada.

Prometo que desde Tarifa os mandaré fotos preciosas del océano y que tendréis noticias mías. Gracias por acompañarme.



Mi colu de hoy

28 11 2013

Aquí, un parrafito:

Tenemos grandiosos complejos destinados a albergar libros por cientos de miles, y acontecimientos artísticos y científicos por todo lo alto. Pero tenemos también la vida cultural más amenazada de Europa, la más despojada, sometida al capricho de un hatajo de señoritos que administran lo público como si se tratara de su patrimonio. Tenemos rimbombantes Premios Internacionales Príncipe de Asturias que concedemos a los mejores de las disciplinas humanitarias que hemos dejado de alentar, y tenemos también una ley de Educación en la que el derecho a aprender a pensar, a discurrir y reflexionar, es decir, la filosofía, será una asignatura optativa, reemplazable por la enseñanza de eso que entra a golpes de fe ciega y de memorizar latiguillos, ese lavado de cerebro llamado religión.

 Y el resto, como sabéis, en El Diario.


Leed esta entrevista con Mario Gas

24 11 2013

Es muy buena:

Yo creo que Shakespeare siempre es actual porque por un lado él escribió en una época en crisis. Por lo tanto, esta crisis la puedes leer desde muchos puntos de vista diferentes y la prueba es que cada época tiene su Shakespeare y coge aquella parte que le interesa. Y la nuestra es igual. Yo creo que es un gran  profundizador del alma humana con sus contradicciones del individuo consigo mismo y la lucha por el poder. Este argumento está muy presente en Shakespeare. Todo esto, por vía metafórica, se puede aplicar a ahora. Además en esta función es muy interesante la figura del César, que es un político y un militar pero tiene tendencia a acumular poder en una sola persona. Engaña y al mismo tiempo provoca en una serie de gente rencillas personales. Cuando esto ha ocurrido, la persona que ideológicamente es más ingenua, equidista del otro que es un manipulador que sabe cambiar a las masas. Es importante porque esto está ocurriendo ahora.

Y satisfactoriamente larga. En andalucesdiario.es



Aclaración

21 11 2013

Miguel, agradezco mucho las palabras tuyas, pero que conste que nunca he pasado por El Mundo, en donde tengo muy buenos amigos. Yo, la primera vez que dejé  El País, lo hice por Cambio 16, y luego entró Diario 16 en el ticket. Por cierto, que la confusión puede deberse a que Ramírez estaba allí, y posteriormente lo dejó para fundar El Mundo. Los periodistas, como el resto de los trabajadores, no “pasamos por”. Trabajamos en donde podemos. Los directores, en muchas ocasiones y sobre todo en la última década, sí “pasan por” los medios, para pasar la escoba y barrer trabajadores, por cierto.



Lo de Ignacio Escolar

21 11 2013

En El Diario.