Carta de una madre

31 07 2013

 

“Soy la madre de Carolina Besada Garrido, que falleció a los 18 años en el accidente de tren de Santiago. Me gustaría hacerles llegar este escrito y les agradecería que le diesen la máxima difusión. Mi hija siempre me dijo que se sentía orgullosa de que fuese una luchadora y sé que no le hubiese gustado que me quedase callada. Esto es en homenaje a ella”.

 

Leed más en www.farodevigo.es


Acciones

Informacion

5 respuestas a “Carta de una madre”

31 07 2013
Javier (09:56:26) :

Inmaculada Michinina, portavoz de los vendedores ambulantes de Cadiz, y su intervenciòn en el pleno municipal presidido por Teofila Martínez, también se dirige a los importantes. Me gusta el tono y la forma. Aunque no se enteren los destinatarios ¡shocho!. http://huff.to/13ymlmA

31 07 2013
Celia (15:21:31) :

Madre de Carolina: seguramente no hay paliativos para ese dolor pero tu voz, el coraje que demuestras al hacerte oír es una inyección de empuje para todos. Estoy segura de que encontrarás un camino para no conformarte.

Tu carta es una muestra de clarividencia, generosidad y entereza. Que todo ello sirva para aliviar tu dolor y para hacer todo lo que creas necesario en este caso.

Y mi más sentido pésame.

31 07 2013
Tònia (17:42:26) :

El dolor debe ser tremendo, que sólo lo siente en profundidad quien ha perdido a sus seres queridos.
Lo que ha pasado es horrible. Pero pienso también en el maquinista, que ha caído en un infierno y que creo que mil veces había preferido morir junto a los pasajeros.

31 07 2013
Raúl Fernández Justo (18:56:36) :

Vano intento por entender un dolor tan grande por la pérdida de su hija. Me emociona profundamente esta entereza. Mis condolencias desde México.
http://youtu.be/NFSVZg8AXxw

1 08 2013
pilar serrano gumb (00:26:29) :

Madre de Carolina : Verdaderamente eres una luchadora y con gran entereza. Ha pasado una semana. Tu dolor está al máximo. Tengo una idea de lo que sientes , porque viví algo parecido.
Es algo que no se supera, pero sí se alivia poco a poco. Cada día irás notando como un bálsamo, el recuerdo de Carolina, irá curando la herida. Necesitas tiempo …

Maravilloso homenaje de una madre coraje a su hija de dieciocho años.
Emocionada, te deseo el consuelo que necesitas. Y que te llegará,no lo dudes.
Un fuerte abrazo.